23.04.2020

Planta de Soledad y Centro Experimental La Tupia realizan contribución

Esta semana dos de nuestras sedes Bayer en Colombia hicieron una demostración del lema “Hambre para nadie, salud para todos”, haciendo entrega de donaciones de alimentos que contribuyen a la alimentación de poblaciones vulnerables y de bajos recursos en el municipio de Soledad (costa atlántica al norte del país) y en el municipio de Candelaria (al sur del país).

El lunes la Planta de Bayer en Soledad hizo entrega junto a la Cruz Roja Colombiana de 400 mercados (canastas básicas) a las Juntas de Acción Comunal de cuatro barrios aledaños a nuestra sede: Primero de Mayo, las Ferias, Costa Hermosa y la Riviera. Bayer es un referente empresarial en el país, al ser la segunda planta más importante de fitosanitarios de Bayer en Latinoamérica, y además de solidaridad por las constantes contribuciones y acciones sociales implementadas en el municipio de Soledad.

 

Edgar Muñoz, funcionario de la planta y quien lleva trabajando más de 10 años como responsable y contacto con las comunidades vecinas, fue el encargado de acompañar la entrega de los mercados. “Por primera vez estuvimos visitando personalmente el sector de la Tablita, una de las comunidades más pobres de Soledad, allí nos recibieron con alegría y agradecimiento”, expresó Edgar. “Cuando realizo actividades en la comunidad como estas, me siento muy orgulloso de trabajar en Bayer”. Edgar también nos comentó que no es el único que siente orgullo, porque estas acciones solidarias en Soledad también son muy bien percibidas e incrementan el sentido de pertenencia de los demás colaboradores de la planta.

 

También nos alegramos de la solidaridad que podemos demostrar desde el Centro Experimental la Tupia en el Valle del Cauca, al sur del país, donde esta semana Bayer hizo entrega de 50 mercados y 1.500 kilos de maíz de la cosecha de Market Development para apoyar a familias de comunidades vecinas y pequeños agricultores sin tierra. En Colombia, Bayer es la única compañía global que cuenta con un centro de experimentación con fines agrícolas. En esta sede se realizan ensayos de productos durante los 365 días del año gracias a las condiciones climáticas y agronómicas de la zona. El 75% del trabajo de la Tupia está dedicado a dar soporte a proyectos globales de investigación que permiten generar información científica y protocolos de uso para productos y cultivos en zonas tropicales.

 

Felipe Zapata, gerente del centro experimental, tuvo a cargo la actividad con la comunidad. “Estoy muy feliz de hacer presencia de esta forma en la comunidad. La Tupia se encuentra en una zona rural alejada de ciudades capitales, su población asciende a cerca de 250 familias de las cuales 50 se encuentran en situación de vulnerabilidad y pobreza. Por eso nos organizamos y haciendo equipo con algunos miembros de la junta de acción comunal entregamos las ayudas puerta a puerta asegurándonos de que lleguen a las manos de los más necesitados”, explicó.