09.05.2019

La biodiversidad y la agricultura sostenible van de la mano

Por: Dra. Juliana Jaramillo

La pérdida de biodiversidad en todo el planeta continúa generando titulares, y con buena razón. La biodiversidad saludable y abundante es fundamental para preservar la vida en la Tierra. Los microbios del suelo ayudan a las plantas a crecer y prosperar. Las plantas sanas proporcionan alimento y hábitat para las especies animales. Y esas especies animales, como los polinizadores, forman parte de una vasta cadena alimentaria interconectada.


Las razones del declive de la biodiversidad son tan complicadas como la red de ecosistemas y especies que sustenta.  La última evaluación de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) deja en claro que la pérdida de biodiversidad es un problema crítico con muchos factores, incluido el cambio climático, el cambio de uso del suelo, incluida la urbanización, contaminación, y la propagación de especies invasoras.


No hay duda de que la agricultura, principalmente a través del cambio en el uso de la tierra, tiene un impacto en la biodiversidad. Como señaló la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en su informe de 2019 sobre El estado de la biodiversidad mundial en la alimentación y la agricultura, “Cambios demográficos, urbanización, mercados, comercio y preferencias de los consumidores influyen fuertemente en los sistemas alimentarios, frecuentemente con consecuencias negativas para la [biodiversidad] y los servicios de ecosistema que proporciona. Sin embargo, estos impulsores también abren oportunidades para hacer que los sistemas alimentarios sean más sostenibles, por ejemplo, a través del desarrollo de mercados para productos amigables con la biodiversidad”.


Estoy orgullosa de liderar el equipo de biodiversidad de Bayer. Este es un grupo formado por personas de diferentes orígenes que están enfocados en mejorar la biodiversidad en todo el mundo a través de la agricultura sostenible.

Desde los organismos del suelo y los insectos beneficiosos, como los polinizadores, hasta los insectos y animales que viven en las áreas de producción de los cultivos y alrededor de ellos, hasta la diversidad genética de los mismos cultivos, los cultivos saludables y abundantes dependen de ecosistemas y biodiversidad saludables. Por lo tanto, tiene sentido que los agricultores y la industria agrícola estén muy enfocados en mejorar la biodiversidad.  Si bien todavía hay mucho progreso por hacer, aquí hay algunas formas en que la agricultura moderna y sostenible ya está trabajando para revertir la pérdida de biodiversidad:


1)    Buenas prácticas agrícolas abarcan una amplia gama de estrategias y técnicas diseñadas para cultivar cultivos saludables de una manera más sostenible. Estas prácticas pueden incluir prácticas de manejo integrado de plagas o malezas, rotación de cultivos y diversificación que apoyan la biodiversidad asociada y la fertilidad del suelo a través de la formación adicional de materia orgánica del suelo facilitada por lombrices de tierra y otros organismos del suelo.


2)    Las prácticas de Labranza de conservación están diseñadas para mantener la estructura del suelo y las especies que sustenta, acumulando materia orgánica en el suelo, reduciendo la erosión, reteniendo agua y secuestrando carbono. La labranza de conservación está habilitada por herramientas agrícolas modernas como cultivos modificados genéticamente y herbicidas.  


3)    El mantenimiento de hábitats naturales o la creación de hábitats seminaturales no agrícolas es una estrategia importante adoptada por muchos agricultores, especialmente en las áreas de sus fincas que son menos productivas para los cultivos. Las variedades de cultivos de mayor rendimiento, los productos de protección de cultivos mejorados y las herramientas de agricultura digital y de precisión ayudan a aumentar la producción en las tierras agrícolas existentes, lo que permite ahorrar más tierra para la biodiversidad y los ecosistemas.


4)    La Diversidad de cultivos a través de programas de mejoramiento para desarrollar nuevas variedades, como la tolerancia a la sequía o la resistencia a las plagas de insectos, ayuda a desarrollar la resiliencia a factores como el cambio climático y permite prácticas como la rotación de cultivos.


5)    Los esfuerzos de Gestión de productos, junto con tecnologías como el tratamiento de semillas, la aplicación de productos de protección de cultivos ayuda a los agricultores a utilizar menos recursos e insumos, lo que reduce el impacto en el medio ambiente.
La agricultura y la protección de la biodiversidad están inextricablemente entrelazadas.  Las nuevas innovaciones y un enfoque renovado en la sostenibilidad continuarán apoyando su crecimiento combinado en beneficio de todos.