11.09.2019

Comunicado a la opinión pública sobre las declaraciones del Gobierno alemán sobre glifosato

Respetamos las decisiones políticas de algunos Estados miembros de la UE para reducir las aplicaciones de glifosato. Sin embargo, con respecto a la intención del gobierno alemán de imponer una prohibición unilateral del glifosato en el año 2023, tenemos una opinión diferente. Tal prohibición ignoraría las abrumadoras evaluaciones científicas de las autoridades competentes de todo el mundo, que han determinado durante más de 40 años que el glifosato se puede usar de manera segura siguiendo las recomendaciones de la etiqueta. Dentro de la Unión Europea existe un marco legal común para la autorización de ingredientes activos de productos de protección de cultivos, respaldado por uno de los esquemas de evaluación de seguridad más estrictos del mundo.


Mirando hacia el futuro en relación con la renovación del glifosato en el año 2022,  autoridades regulatorias de Francia, los Países Bajos, Hungría y Suecia han sido designadas para reevaluar la seguridad del glifosato. Anticiparse al resultado de una evaluación científica tan exhaustiva por parte de estos Estados miembros de la UE y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, erosionaría la confianza en un procedimiento de autorización basado en la ciencia y, por lo tanto, tendrá un impacto negativo significativo en la agricultura y otros sectores.


El herbicida glifosato es una herramienta importante para garantizar tanto la sostenibilidad como la productividad de la agricultura. Por ejemplo, el glifosato ha permitido la adopción de prácticas agrícolas de conservación como la labranza mínima o labranza 0, que juegan un papel importante en minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero así como mitigar el impacto negativo del cambio climático.


Como empresa de innovación agrícola la ciencia nos guía tanto en Europa como en todos los mercados en el mundo y por eso continuaremos defendiendo enérgicamente la seguridad de la molécula de glifosato, usada bajo las normativas de las etiquetas. Al mismo tiempo, reconocemos que el debate y las necesidades agronómicas específicas en algunas geografías han generado en ocasiones, consideraciones que van más allá de la ciencia. En estos casos, trabajamos en estrecha colaboración con las audiencias interesadas para responder con soluciones que satisfagan sus necesidades.