24.04.2020

A la luz de la actual pandemia, la prevención de la malaria permanece tan importante como antes

Jacqueline Applegate
Jefe global de la división de Ciencias Ambientales Bayer

Como muchos de ustedes, estoy segura, yo también leo las noticias todos los días sobre la pandemia del coronavirus COVID-19, lo que esto significa para nuestra sociedad y cómo podemos encontrar una solución para detenerla. Si bien poner fin a esta crisis de salud mundial sin precedentes debe seguir siendo una de las principales prioridades, también he intentado reflexionar pensando en un panorama más amplio: las continuas preocupaciones y enfermedades de salud pública que pueden no aparecer en los titulares pero afectan a millones de vidas. Nuestra lucha actual contra COVID-19 ha reforzado la importancia de mantener un compromiso firme para prevenir las enfermedades infecciosas que amenazan nuestro día a día, mientras nos esforzamos por mantener a la mayor cantidad de personas posible saludables.

Mañana 25 de abril, es el Día Mundial de la Malaria, un momento para destacar los esfuerzos urgentes y la respuesta global coordinada que aún se necesita para prevenir la propagación de esta enfermedad devastadora. La malaria afecta a la mitad de la población mundial pero es prevenible y tratable. De hecho, este año, incluso mientras luchamos contra COVID-19, un mayor impulso para la prevención de la malaria es crucial. Ambas enfermedades amenazan la salud pública, la vida de millones de personas, los sistemas alimentarios y las economías de todo el mundo; la necesidad de brindar soluciones para este problema es muy clara.

Más de 1,100 personas mueren cada día de malaria, la mayoría de las cuales son niños menores de 5 años. Hemos hecho un enorme progreso contra la malaria en las últimas dos décadas. Sin embargo, todavía enfrentamos una serie de desafíos. Soy consciente de que hoy nos encontramos en una encrucijada crítica: COVID-19 plantea otro riesgo para nuestro progreso continuo contra la erradicación de la malaria y sin una adecuada conciencia, inversión y compromiso (de las partes interesadas del sector público y privado por igual) para prevenir la malaria, ese riesgo crece más.

Es por eso que nuestros equipos de Ciencias Ambientales de Bayer en todo el mundo todavía están trabajando (de manera segura) durante esta pandemia para asegurar que nuestra lucha contra la malaria no se detenga, ya que brindamos soluciones de control de vectores a quienes más las necesitan.

Todos podemos ser parte de la entrega de una solución duradera que empoderará a las comunidades y salvará vidas. Simplemente alzar la voz para alentar la acción puede tener un impacto significativo. En el #WorldMalariaDay de este año, quiero hacer una invitación para que llamemos la atención con el hashtag de la comunidad mundial contra la malaria #ZeroMalariaStartsWithMe activando un llamado desde las redes de cada uno, llamando a las organizaciones y líderes mundiales a mantener su enfoque en detener la propagación de la malaria, incluso durante esta pandemia mundial de COVID-19.

Como Bill Gates dijo una vez: "La malaria es una enfermedad prevenible, tratable y en última instancia que podemos vencer..." Nuestro esfuerzo y pasión para lograr detenerla, junto con la resistencia y la persistencia, puede llevarnos a un mañana mejor. La campaña RBM Partnership to End Malaria #ZeroMalariaStartsWithMe "enfatiza el poder y la responsabilidad de todos, sin importar dónde vivan, para garantizar que nadie muera por una picadura de un mosquito".

Los invitamos a ver el video Zero Malaria... y recuerden que juntos podemos erradicar la malaria

 


La última década muestra una tendencia general a la baja de las tasas de morbilidad y mortalidad por malaria en las Américas según la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Hubo aproximadamente 7.500 casos menos confirmados de malaria entre 2007 y 2017, excluyendo a Venezuela. En el mismo período, las muertes relacionadas con la malaria también disminuyeron en casi la mitad de 170 en 2007 a 88 en 2017.