23.01.2018

La sanidad vegetal del banano, el desafío de la agricultura moderna

Durante las últimas décadas, la Sigatoka Negra ha avanzado de manera agresiva desarrollando mayor resistencia ante la acción de ciertos fungicidas.

 

Un programa combinado de productos que incluya solución química y biológica, concederá sanidad vegetal gracias a su acción prolongada en el control y prevención de plagas.

 

Quito, enero 2018. – Es un hecho que la ciencia y la tecnología son protagonistas en el desarrollo sostenible de la agricultura del futuro. Con más de 7.000 millones de bocas en el planeta, la agricultura juega un papel fundamental en la producción de alimentos nutritivos y en cantidades suficientes. Y más cuando se considera que la humanidad crecerá en un 30 a 40% durante las próximas décadas, según la Organización de las Naciones Unidas. De modo que este motor verde representa la actividad con mayor presión y responsabilidad para la supervivencia de las futuras generaciones.

 

En este contexto, no es raro observar la transición paulatina de la agricultura tradicional a la moderna en diversas regiones del mundo. Aún más cuando se trata de producción a gran escala, donde la evolución de procesos y tecnologías más eficientes son necesarias para garantizar la obtención de alimentos con mayores ventajas competitivas y sobre todo para ampliar las oportunidades de generación de ingresos para los productores y toda la cadena económica que dependen de esta actividad hasta llegar al consumidor final.

 

“Sanidad vegetal, variedad y cantidad” son los tres ejes prioritarios.  Por ello el avance de la ciencia en la investigación de productos fitosanitarios, cuyo objetivo es asegurar una mayor y mejor producción de alimentos. Y que, sin ellos, según CropLife Latin America, la producción de frutas y vegetales caería un 40% por la acción de plagas y enfermedades[1].

 

En términos de valor bruto, prescindir de los productos fitosanitarios en uno de los cultivos más importantes en la economía mundial, como el banano, implicaría un golpe letal a las economías locales que dependen de este fruto. Llegando incluso a amenazar la existencia genética del cultivo ante una de las plagas de mayor impacto: la Sigatoka Negra.

 

 

Nuevos problemas, nuevas soluciones: El control integral de la Sigatoka Negra  

Ecuador se ha convertido en el líder indiscutible de banano en el mercado internacional. Son 195.533 hectáreas[1] de superficie plantada en el pequeño país latinoamericano que ha trascendido fronteras para abastecer a gran parte de la Unión Europea, Rusia, Estados Unidos, Argentina y Turquía, y ahora a Suecia y Brasil.

Sin embargo, en Ecuador como en América Latina y el Caribe, la Sigatoka Negra ha sido el problema fitosanitario más difícil de controlar por su resistencia a los fungicidas y facilidad de transmisión. En climas tropicales con presencia invernal, sumado a El Niño, la Sigatoka Negra ha evolucionado agresivamente, puesto que la lluvia favorece al aumento de la humedad para los procesos de liberación e infección de las esporas. 

Desde hace más de 30 años, agricultores del país han invertido cuantiosas cantidades de dinero en insumos para dar fin a este hongo, que una vez dentro de la planta ataca el tejido foliar produciendo necrosis, evitando el proceso de fotosíntesis, es decir, la respiración y alimentación de la planta.  Lo que genera la pérdida de grandes volúmenes de producción a las bananeras, al ver que los frutos no llegan al tamaño esperado, o tener plantas completamente mermadas cuando no se ha dado un control efectivo.

 

"Las repercusiones de la Sigatoka Negra van más allá de la reducción de la productividad, sino que tiene otro impacto más crudo en la comercialización, puesto que, al provocar su maduración temprana, incluso en el racimo, no son ideales para la exportación ya que todos los frutos que compra Europa deben salir verdes” señala Marcel Ayala, Especialista técnico en banano y mercado Bayer.

 

Es así que Bayer, compañía con competencias clave en el agro, y que, apuesta a la Agricultura Moderna, impulsa programas de investigación que conduzcan al mejoramiento del cultivo de esta fruta. Por lo que año tras año, invierte en el estudio y desarrollo de nuevas moléculas y tecnologías adaptadas a los nuevos tiempos, incorporadas a su cartera de productos fitosanitarios.

 

Si bien durante los primeros días en los que la planta se ha infectado no existen síntomas visibles, es en los estados avanzados de la enfermedad donde se hace perceptible el impacto del hongo sobre la hoja, lo que se puede observar entre los 10 a 30 días, momento en el que se producen las esporas del hongo y el control es más arduo. Por lo que la Sigatoka Negra debe atenderse desde los primeros síntomas mediante un manejo integral de la enfermedad, con la utilización combinada de variedades químicas y biológicas en programas de aspersión de forma secuencial o simultánea en acciones previas o posteriores[2].

Mientras más mecanismos de acción se utilicen de manera adecuada, más estable será el programa de manejo. Para ello Bayer presenta un programa combinado con efectos positivos en el cultivo:

 

- Luna Tranquility® fungicida de co-formulación de 2 ingredientes activos (Fluopyram y Pyrimethanil) que potencian su eficacia actuando de modo preventivo al contagio inicial y posterior a la extensión de la enfermedad. Luna es una herramienta altamente efectiva que incorpora una estrategia de manejo eficiente de la resistencia.

- Impulse® fungicida sistémico de acción preventiva y curativa, de la familia de las Aminas. Ataca al hongo por 4 ángulos diferentes, asegurando un control eficiente. Su acción inhibe la biosíntesis del esterol de la membrana de los hongos, al mismo tiempo que daña la membrana celular, causando un efecto mortal la Sigatoka Negra.

- Siganex® fungicida preventivo y translaminar, con un modo de acción único, ideal para las mezclas con otros fungicidas. Actúa sobre el hongo a través de la inhibición del tubo germinativo, lo que impide que pueda propagarse en la hoja de banano.

- Silvacur Combi® fungicida del tipo triazol, que incluye a dos poderosos ingredientes Tebuconazole + Triadimenol en proporciones equilibradas debido. Su acción es de rápida penetración y alto movimiento dentro de la hoja de banano, protegiéndola integralmente en el borde de la hoja y la lámina media foliar.

- Serenade® fungicida biológico de acción protectante multisitio que previene y ataca al hongo creando una zona de inhibición en la hoja que impide la germinación de esporas. Reduce la posibilidad de que los patógenos desarrollen resistencia. Se puede mezclar con fungicidas sistémicos como triazoles, aminas y estrobilurinas.

- Sonata® fungicida biológico actúa de manera preventiva gracias a la producción de un aminoazúcar que interrumpe con un efecto multisitio el metabolismo celular, además que destruye las paredes celulares de los hongos.

 “El futuro de la Agricultura Moderna es lograr el manejo seguro y eficaz de la sanidad vegetal a través de diferentes herramientas de lucha integral contra las plagas, como los productos fitosanitarios. El uso seguro y responsable nos permitirá alimentar a millones de personas; además de entregar al agricultor medidas económicas y amigables con el usuario y el medio ambiente”,

 



[1] http://www.ecuadorencifras.gob.ec/documentos/web-inec/Estadisticas_agropecuarias/espac/espac_2014-2015/2015/Presentacion%20de%20resultados%20ESPAC_2015.pdf

[2] http://www.ias.csic.es/rmjimenez/docs/divulgacion/69_Retos_y_perspectivas_de_la_sanidad_vegetal.pdf

 

Bayer: Science For A Better Life

Bayer es una empresa multinacional con competencias clave en los ámbitos biocientíficos de la salud y la agricultura. Con sus productos y servicios, la empresa quiere ser útil a la humanidad y contribuir a mejorar la calidad de vida. Al mismo tiempo, el Grupo aspira a crear valor a través de la innovación, el crecimiento y una elevada rentabilidad. Bayer se adhiere a los principios de la sostenibilidad y, como empresa cívica, actúa de manera social y éticamente responsable. En el ejercicio 2016, el Grupo, con alrededor de 99.600 empleados, obtuvo una facturación de 34.900 millones de euros, realizó inversiones por valor de 2200 millones de euros y destinó 4400 millones de euros a investigación y desarrollo. Para más información, visite el sitio de Internet www.bayer.com

 

 

Para mayor información:

Ana Gabriela Cevallos  

Comunicaciones Corporativas

0983308310

anagabriela.cevallos@bayer.com

 

Andrea Grijalva.

Ejecutiva de Cuenta Assistec

0969314819

agrijalva@assistec.com.ec